Saltar al contenido

💚 Metta Bhavana para cultivar el amor incondicional.

FUENTE DE IMAGEN

Hoy te tengo preparada una bonita meditación budista adaptada para practicar con los niño/as.

Dijo el Dalai Lama, que si le enseñáramos meditación a cada niño/a de ocho años, eliminaríamos la violencia en una sola generación. Sólo por esta razón merecería la pena intentarlo, ¿verdad?. Pues empecemos por el principio:

Metta Bhavana se traduce como el cultivo de amor y bondad. Bhavana” significa “cultivo” o “desarrollo” y “Metta” quiere decir “amor”, “amistad” o “amor y bondad”.

Y meditar, es enfocar la atención en algo concreto, ya sea un pensamiento, un objeto, la propia conciencia, el propio cuerpo, nuestros pensamientos…

Esta meditación nos ayuda a traer armonía la relación con nosotro/as mismo/as y con los demás, de modo que tengamos menos conflictos, resolvamos dificultades existenciales y profundicemos en las relaciones con la gente que convivimos. Nos ayuda a mejorar nuestra empatía y a ser más considerados, amables y tolerantes. De modo que podemos aprender a apreciar más a los demás, concentrándonos en sus cualidades positivas y haciendo menos caso a sus errores.

Por lo general, a un adulto le lleva un tiempo permitir que su corazón se abra y su amor se exprese de esta manera; pero para los niño/as esto es mucho más sencillo.  Si practicamos habitualmente con los niños con está meditación, mejorará su autoestima, se eliminará cualquier problema de conducta, miedos, etc y en el futuro serán adultos mucho más felices y exitosos.

La meditación de Metta Bhavana con niño/as

Si ya conoces esta meditación, verás que cuando se trata de niño/as tiene matices diferentes, como el lenguaje, la duración, etc, que debemos ajustar a la edad y a las circunstancias. A medida que los niño/as crecen y su mundo se expande, el alcance de la meditación puede ampliarse. Y por supuesto, siéntete libre de personalizar esta meditación enfocándote en algo que haya pasado ese día o en algo que quieras tratar .

Consejos: Es muy importante, recrearnos en los preparativos antes de la meditación. Buscar un lugar cómodo, sin distracciones. Puedes ambientar con música suave y pulverizador o difusor de aromaterapia.

Prestando atención, tanto al espacio que vamos a utilizar, pero también a que el niño/s este/n con la energía apropiada para la relajación.

Se puede realizar en cualquier postura: sentados, acostados… en cualquier lugar, siempre que estemos en silencio: en el suelo, en una silla…  A mí me gusta hacerlo en círculo, sentados con las piernas cruzadas y las manos en el corazón.

A continuación, les guio la práctica, adaptando las palabra según las edades:

Cierra tus ojos y conecta con la respiración en el centro del pecho.

Inhala y exhala por la nariz suavemente…

Sintiendo como entra y sale el aire por tu nariz…

Siente tu cuerpo cada vez más relajado…

Imagina un punto de luz blanca en el centro del pecho…

Poco a poco, visualízate a ti mismo…

Puedes ver tu cuerpo desde fuera (tu cara, tu pelo,tu ropa…)

Y ahora puedes ver tu cuerpo por dentro como si tuvieras ojos internos.

Sonríe. Siéntete bien contigo mismo. Siente mucho amor en tu pecho… Piensa:

Que yo sea feliz.

Que yo sea realmente feliz.

Que yo esté en paz.

Que mi cuerpo esté sano, fuerte y flexible.

Que pueda estar lleno de amor e irradiarlo a todos…

Ahora visualiza a tus seres queridos: A tu papa, a mamá, a tus hermanos, abuelos, primos,…

Imagina que sonríen.Siente que son felices. Mándales mucho amor, diciendo en silencio:

Que mi familia sea feliz.

Que mi familia esté en paz.

Que mi familia tenga cuerpos fuertes y sanos.

Que en mi familia estén llenos de amor y lo irradien…

Visualiza ahora a todos tus amigos y a los que no te gustan tanto también…

Imagina que sonríen…Siente que son felices.

Mándalos mucho amor, diciendo en silencio.

Que mis amigos sean felices.

Que mis amigos estén en paz.

Que mis amigos tengan cuerpos fuertes y sanos.

Que mis amigos estén llenos de amor y lo irradien…

Ahora imagina a todas las personas de la tierra, a todos los animales, a todos los seres del mundo…

Todos los tipos de seres.

Humanos y no humanos.

Visibles e invisibles.

Imagino todos los seres, animales y criaturas, y les mando mucho amor.

Que todas las personas de la tierra, todos los animales y todos los seres del mundo, puedan estar felices y estar en paz…

Abro mi corazón y acepto el amor incondicional de cada uno de vuelta. Dejo entrar ese amor en mi corazón. Y me aquí, con los ojos cerrados,  unas respiraciones, sintiendo ese amor en mi corazón….

Poco a poco siento mi cuerpo de nuevo. Voy moviendo despacio los dedos de los pies, los dedos de las manos, me estiro….

Espero que te sea de utilidad. Recuerda que tienes un montón de ideas y recursos para personalizar tus sesiones de yoga infantil enlazando aquí .

Y si te gustaría aprender más , para impartir clases de yoga para niño/as, adolescentes y yoga en familia, infórmate de nuestro curso presencial y ahora también curso online .

También puedes suscribirte aquí para recibir todos estos recursos gratuitos cómodamente en tu email, sin perderte ninguno.

Gracias por acompañarme una vez más. Puedes dejar tus comentarios más abajo.

¡Namasté! ¡Qué seas muy feliz! 💜

Miriam Alcántara, directora y formadora de Yoga Kids & Family
Yoga, educación infantil y arteterapia  [¿Quién soy?]

RECIBE EN TU EMAIL

He leído y acepto los términos y condiciones

MÁS RECURSOS GRATUITOS:

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: